martes, 15 de octubre de 2013

Poema para dos cuerpos


Los recuerdo frágiles
dos astillas
dos cuerpos apenas.
Los recuerdo de reojo
apenas dos cuerpos
con la cabeza desenvainada
y un miedo o una furia  en el pecho
el uno triturando la herencia sentimental
de una familia crecida al borde de las aceras
la una componiendo adivinanzas para la muerte.
Nadie sabe por dónde empiezan o por dónde acaban los sueños
ni por qué los amigos esconden melcochas y navajas
en todas las casas que abandonan
ellos eran apenas dos cuerpos
sobre los que nadie pudo escribir
moneda o corazón o huella
sin creer por un momento
que le sepultaban la mano en un campo extenso y fértil
por el que pasan sin esmero las estaciones.
Antes de perderse en la Soledad Grande
los vi por última vez
separados para siempre
dolidos para siempre de mundo y de lo otro.

De Junkyard Orchestra